Blog de la UB
Ministerios Bíblicos
Publicaciones
Obra entre Niños
Cursos
Seminarios
Talleres
Conferencias
Ser Colaborador
Enlaces recomendados
Hoja de Pedidos
Inicio | Acerca de Unión Bíblica | Dónde estamos | Contactar
  
Ministerios Bíblicos
 
El método de la UB El plan de lectura bíblica
Declaración Principios Hermenéuticos Actividades
Guía para la meditación diaria Publicaciones
Las 3 fases de la reflexión  
 

(Nueva versión realizada por los delegados
a la Consulta de Septiembre de 2001.)

Sección 1

La familia de la Unión Bíblica en el mundo ha hecho las siguientes declaraciones sobre la Biblia y el modo en que debe ser tratada. La declaración de fe de la Unión Bíblica establece : "Creemos que las Escrituras del Antiguo y Nuevo Testamento son inspiradas por Dios, ya que sus autores hablaron de parte de Dios al ser impulsados por el Espíritu Santo, de ahí que sean completamente dignas de confianza en todo lo que afirman ; y así son nuestra autoridad suprema en asuntos de fe y vida".
Los principios ministeriales de la Unión Bíblica establecen : "deseamos realizar los ministerios que Dios nos ha encomendado en obediencia a nuestro Señor Jesucristo y en dependencia del Espíritu Santo. En consecuencia, nos proponemos seguir principios bíblicos en todo lo que hacemos, enfatizando la oración como un aspecto de vital importancia".

Ministerios bíblicos : Al animar a otros a encontrarse con Dios por medio de su Palabra, enfatizamos la importancia de la Biblia como un todo.

  • Animamos a las personas a leer la Biblia de tal modo que genere en ellas el arrepentimiento, la fe, la obediencia y la adoración a Dios.
  • Preparamos programas y materiales sistemáticos para niños, jóvenes y
    adultos, adaptados especialmente a su edad y situación.
  • Estamos comprometidos con la lectura bíblica sistemática, meditativa y en oración, para permitir que el lector responda al mensaje de toda la Biblia y no a pasajes aislados.
  • Nos proponemos interpretar el texto de tal manera que facilitemos al
    lector el escuchar por sí mismo el mensaje de la Biblia, hablando desde el contexto original para su situación contemporánea.

Sección 2

A la luz de estas declaraciones, la Unión Bíblica ha adoptado los siguientes principios hermenéuticos para ser usados por editores, escritores, y todos aquellos que trabajan con la Biblia en nombre del movimiento.
En vez de ser vistos como opciones en un menú, estos principios deben tomarse de una manera total ; al tomarse de una manera integrada, serán los que gobiernen nuestro enfoque cada vez que acudimos a las Escrituras. El énfasis que se coloca en cada principio puede variar en diferentes ocasiones, pero todos deberían estar integrando nuestro modo de pensar, por lo menos implícitamente.

Creemos que la Biblia debería ser interpretada:

  • En oración.
    En humildad y en dependencia del Espíritu Santo. Nos acercamos a las Escrituras reconociendo que solamente el Espíritu Santo puede abrir nuestros ojos ciegos e iluminar nuestros corazones oscuros en cuanto a lo que Dios está diciendo. Así como presencia poderosa de Dios, el Espíritu Santo dirigirá a las personas a comprometerse con el texto y a tomar el desafío de Dios aquí y ahora. El reconocimiento que el Espíritu Santo trae un sentido de inmediatez, nos acercará a la comprensión no sólo del significado original del texto, sino también de su significado profético contemporáneo.
  • Corporativamente.
    No puede ser una lectura individualista. Somos el Cuerpo de Cristo. Nos encontramos en una línea de interpretación histórica que respetamos y de la cual aprendemos. Al leer e interpretar juntos las Escrituras, emerge mayor comprensión, se profundiza el compañerismo y se alienta la apropiación.
  • Como totalidad.
    Estamos comprometidos a ver las Escrituras su totalidad, a permitir que las Escrituras interpreten las Escrituras, y promover el entendimiento del amplio actuar de Dios con la humanidad, desde la creación hasta la nueva creación. Al hacer esto afirmamos que la Biblia es una metanarrativa, es decir, relata una historia que da sentido a toda la vida, y por la cual toda la vida debe ser juzgada. En términos de esta metanarrativa, enfatizaremos la interpretación tanto como una proposición como también una respuesta a la metanarrativa, ayudando a las personas a entrar de forma imaginativa a la historia bíblica, siempre buscando llevarlos a vivir bajo su autoridad.
  • Contextualmente, como fue escrita.
    La Biblia contiene diferentes formas literarias (géneros) y el modo en que Dios se comunica en algunas ocasiones difiere de otras. Por lo tanto, la interpretación incluye el conocimiento y el respeto al género de cada pasaje. El pasaje entonces debe ser interpretado de acuerdo a la intención del autor y en términos de su contexto histórico y canónico. En cuanto a la crítica de que, aunque pueda ser deseable, es inalcanzable, nosotros afirmamos que mientras el conocimiento exhaustivo de estas cosas es imposible, el conocimiento adecuado no lo es.
  • Contextualmente, al leerla.
    Nuestras presuposiciones, cultura, género, edad e historia personal, todo lo que sucede en nuestras vidas y comunidades, siempre colorea nuestra lectura de las Escrituras. Cada acto de lectura es una interpretación. No obstante, podemos conocer y experimentar la verdad escritural ; y mientras nuestras comunidades ejercen una influencia significativa en el conocimiento de las Escrituras, no son en última instancia una fuerza determinante. Al hacerlo, debemos traer constantemente nuestra comprensión de la Escritura hacia la Escritura. Al mismo tiempo debemos escuchar la interpretación de las Escrituras hecha por otros que pertenecen a contextos diferentes, para que nuestro entendimiento pueda ser enriquecido y nuestros puntos ciegos puedan ser corregidos.
  • Contextualmente, al vivirla.
    El encuentro con Dios a través de su Palabra producirá un impacto en nuestras vidas, alentándonos a la adoración, la misión y la santidad. Nuestra experiencia al comprometernos a obedecer la Palabra de Dios nos ayudará a entender mejor la Biblia y a profundizar nuestra fe y nuestra comunión con él.
  • Cristológicamente.
    Jesucristo (su nacimiento y su vida en la tierra, su muerte y resurrección, su ascensión y segunda venida) es la Palabra clave de Dios en su trato con los seres humanos ; él, por lo tanto, es el foco de la revelación divina en la Biblia. Nuestro propósito básico establece que encontrarnos con Dios a través de la Biblia y la oración nos llevará a la fe personal en Cristo. El Espíritu Santo nos lleva siempre hacia la verdad, siempre glorificando y testificando de Cristo. A la luz de estas cosas, leyendo la Biblia, deberíamos considerar el modo en que un pasaje se relaciona en última instancia con Jesucristo.
  • Relacionalmente.
    Un encuentro con Dios. No leemos la Biblia simplemente para recoger información acerca de Dios, sino que es a través de las historias, promesas, mandamientos, advertencias y ejemplos que comenzamos a entender a Dios, a encontrarnos con él y conocerlo personalmente. Interpretar las Escrituras, pero al mismo tiempo privarnos del gozo de esa relación de amor, es perder completamente el propósito para el cual Dios, cuya naturaleza es amor, se ha revelado en sí mismo en la Biblia. Dios es un Dios relacional, su carácter es edificar y conservar las relaciones. Por tanto, toda nuestra interpretación de las Escrituras debe estar basada en las dos dimensiones de
         a) nuestra relación con Dios como hijos suyos, y
         b) la red de relaciones humanas que integramos.

Fundamentalmente, la lectura de la Biblia tiene que ver con una relación con Dios, y esto puede alcanzarse solamente dependiendo del Espíritu Santo.

(Versión recomendada por el Consejo Internacional de
Unión Bíblica para uso mundial)


© UnionBiblica.com
Barcelona Spain.
Todos los derechos reservados.
Ver Blog de la UB